Qué hacer en Catamarca

Qué hacer en Catamarca

Actividades y turismo en Catamarca

Catamarca ofrece una amplia gama de actividades que llegan a satisfacer las necesidades de un variado público. Debido a su ubicación geográfica, la provincia presenta una gran diversidad de paisajes, desde desiertos, selvas y bosques, hasta montañas nevadas, en las cuales se pueden practicar diferentes actividades turísticas.

El departamento de Tinogasta destaca por su peculiar paisaje desértico de dunas de arena blanca. Las localidades más representativas son Tatón y Saujil. En esta última se encuentran los médanos de Saujil que, al ser escogido como escenario de Rally Dakar, han aumentado su fama para los amantes del deporte aventura. Aquí se puede practicar sandboard, travesía en 4x4, y safaris fotográficos.

Tinogasta a su vez una de las primeras paradas de un recorrido que es casi obligación realizar si visitamos Catamarca, el camino de los Seismiles. Llamado así por la imponente altura que alcanzan las montañas y volcanes andinos, el camino de los Seismiles es un trayecto de la Ruta N°60 que concluye en el Paso de San Francisco, que comunica Catamarca con el país vecino Chile. Los Seismiles son 14 picos que superan los 6000 metros de altura. El Monte Pissis encabeza la lista, con sus 6800 metros es el volcán inactivo más grande del mundo. En estas regiones se puede practicar montañismo, trekking y visitar las lagunas y salares que conforman la región.

Vacaciones únicas en Catamarca

Otra propuesta para quienes prefieran el montañismo, es el ascenso al volcán Antofagasta, ubicado en el departamento de Antofagasta de la Sierra, con un recorrido de 3500 metros hasta llegar al cráter.

Para quienes prefieran unas vacaciones más tranquilas, Catamarca ofrece las relajantes y terapéuticas termas del departamento de Fiambalá, que se encuentran ubicadas en la ladera del cerro que lleva el mismo nombre. Con piscinas al aire libre y aguas terapéuticas, este lugar es una excelente opción para quienes buscan el descanso.

Otra opción para los turistas es la Ruta del Adobe, un circuito que une el departamento de Tinogasta hasta Fiambalá en donde se recorren diversas construcciones coloniales fabricadas con barro y paja. Este circuito establecido en zona vitivinícola también se asocia al turismo enólico, para quienes quieran visitar las bodegas de producción tradicional y degustar la variedad catamarqueña de vinos.

Y por último, para los amantes de la arqueología, Catamarca ofrece varios yacimientos de origen incaico que se pueden visitar, como el Shincal y el Pucara del Aconquija.